veda

El Presidente Calderón en la Inauguración del Hospital General de Querétaro

21 feb 2012 | Discurso

Imprime Comparte          

regresar

Querétaro, Querétaro, 21 de febrero del 2012

Qué tal, queridas amigas, queridos amigos queretanos.

Muy buenos días.

Señor licenciado José Eduardo Calzada Rovirosa, Gobernador del Estado. Muchas gracias por su hospitalidad.

Doctor José Luis Rodríguez Camacho, líder de los trabajadores del ISSSTE.

Ingeniera María del Carmen Zúñiga Hernández, Presidenta Municipal de Querétaro.

General Ángel Prior Valencia, Comandante de la XVII Zona Militar.

Muy queridas doctoras, muy queridos doctores.

Muy estimados amigos del personal administrativo del ISSSTE.

Y, sobre todo, a quienes son el alma, no diría de la fiesta, sino, más bien, el alma del hospital, las enfermeras del ISSSTE y los enfermeros del ISSSTE, también.

Qué gusto poder estar el día de hoy aquí, en Querétaro, para echar a andar el nuevo Hospital, para inaugurar formalmente el nuevo Hospital del ISSSTE.

Este hospital sustituye a la antigua clínica que se hizo en 1974, imagínense que me estaba contando ahorita la Alcaldesa, María del Carmen, que su hermana, Lupita Zúñiga, ha sido enfermera, precisamente, del ISSSTE.

Lupita ya se jubiló. No sé si la invitaron. No la invitaron. Se me hace que no la invitaron.

Cómo.

La hubiera invitado usted.

No está por ahí.

No, verdad.

Ya se jubiló Lupita.

Pero cuando Lupita entró a trabajar, que era una niña, de 18 años, ya estaba la clínica vieja del ISSSTE. Ya se jubiló Lupita y seguía la clínica vieja del ISSSTE, atendiendo a toda la gente, que no era la misma.

Cuando se fundó la clínica del ISSSTE había 12 mil beneficiarios del ISSSTE en todo el Estado de Querétaro y seguía la clínica con los mismos espacios, con las mismas camas, con los mismos consultorios. Y el ISSSTE llegó ya a una población de beneficiarios de 148 mil, cercana a los 150 mil beneficiarios, 12 o 13 veces más de lo que era en su origen y, sin embargo, no había crecido la infraestructura del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado.

Y, por esa razón, justificadamente, los beneficiarios y sus familias sentían que no se les daba, porque no se les podía dar, el servicio adecuado, el tratamiento adecuado. Había una enorme restricción.

Nuestras amigas las enfermeras, las doctoras, nuestros amigos los enfermeros, doctores, trabajadores, evidentemente, ahí entre apretujones y falta de espacio hasta para trabajar, era muy difícil que pudieran proporcionar el servicio adecuado, aunque trabajaran prácticamente las 24 horas del día.

Hoy, finalmente, gracias a este esfuerzo hecho por el ISSSTE, finalmente inauguramos este gran hospital. Un hospital, amigas y amigos, que está a todo dar. Es un gran hospital. Lástima que nos pusieron la manta, pero nos conformamos aquí, con la foto, porque, como ustedes saben, el hospital está allá atrás. Hubieran dejado que se viera, ahora sí que en todo su esplendor.

El hospital cuenta con servicios de primera: servicios de rehabilitación física, servicios de oncología quirúrgica; también me tocó saludar ahí a las enfermeras que dan las quimioterapias; servicios de cirugía médica, obviamente, cirugía ortopédica, como ya ha comentado el Director, operaciones de columna vertebral, etcétera.

Un hospital de más de 150 camas y que costó 828 millones de pesos, destinados por el ISSSTE, por el Gobierno Federal, para la ciudadanía y los beneficiarios del ISSSTE en el Estado de Querétaro. Mucho dinero.

Que créanme, no hubiera sido presupuestarlo de no haber sido por la Reforma del ISSSTE, apoyada por las y los trabajadores y, desde luego, por las fuerzas políticas relevantes en el Congreso.

En poco más de cinco años, hay que decir, todo el esfuerzo que le hemos puesto al ISSSTE. Acabo de inaugurar en La Paz, el domingo pasado, otro hospital similar a éste. Y pronto inauguraré otro en mi propia tierra, en Morelia, también, que estamos haciendo. En fin.

Creo que es la mayor obra de hospitales que se ha hecho al ISSSTE desde hace, por lo menos, unos 40 o 50 años, más o menos, desde la época del Presidente López Mateos.

Ahora se ha hecho una obra verdaderamente importante. Hemos construido en todo el país casi 40 nuevos hospitales, 39 para hacer exactos; 39 nuevos hospitales y clínicas del ISSSTE. Y hemos remodelado o ampliado 132 más, con una inversión de siete mil millones de pesos, algo que no se había invertido en mucho, mucho tiempo.

De hecho, comentaba hace un momento con el Director, que la antigua clínica, que está cerca de aquí, podrá habilitarse para dar servicios complementarios a este hospital, y hacer esa labor integral.

Algo que me ha dado mucho gusto es escuchar a Isabel, que, como ella nos relataba, es de San Juan del Río. Vino a comprar chambritas aquí, a Querétaro, y ahora sí que llegó la hora.

Y, afortunadamente, entró a un programa donde todas las instituciones de salud, el ISSSTE, el Seguro Social y el Seguro Popular, están colaborando, y que es, precisamente, la atención obstétrica; es decir, toda mamá que llega con problemas en su embarazo o que llega la hora de dar a la luz inesperadamente, en lugar de traer a la pobre mamá de Herodes a Pilatos. No, Usted es de los del Seguro. Váyase para el Seguro. Y regrésese para acá, espéreme tantito, etcétera.

Ya tienen la obligación las instituciones y los beneficiarios el derecho, las beneficiarias, de que se les atienda en este Programa de Emergencias Obstétricas que implementamos en el Gobierno Federal y que nos está ayudando notablemente a reducir la muerte materna, que es uno de los grandes problemas de salud en el país.

Qué bueno que así sea. Y qué bueno que el ISSSTE fue humano al recibir a Isabel y a su pequeño.

Hijo o hija fue, Isabel. Qué fue.

Niño. A su niño.

Y cómo se llama.

Armando.

Armando relajo, porque llegó así, en un momento.

Armando sorpresa.

Que llegó en este momento aquí, al ISSSTE.

Qué bueno que el ISSSTE le dio un trato humano a Isabel y a Armando, al pequeño Armando, que es un nuevo mexicano.

Y, seguramente, habrá beneficiarios del ISSSTE que les toque una emergencia en algún hospital del Sistema de Salud o del Seguro Social, y con eso se van compensando estos servicios.

Hay que decir, amigas y amigos, que en Querétaro estamos trabajando muy, muy fuerte por la salud.

De aquí, nos vamos a ir con el señor Gobernador a inaugurar otro hospital, en esta ocasión del Sistema de Salud Seguro Popular. El Hospital nuevo de San Juan del Río, un hospital que andará, por ahí de los 500 y pico de millones de pesos. No, no es cierto. Casi 600. Donde vamos en un esfuerzo conjunto gobierno del estado y el Gobierno Federal, para sustituir el antiguo hospital que, además, está ya antiguo.

Se inundó, en algún evento de desastre natural en San Juan del Río, y ya lo estamos reponiendo, gran parte, con los recursos del FONDEN.

Aparte de lo que invertimos en el ISSSTE, en este hospital, aparte de lo que invertimos en el Seguro Social, en diversas clínicas, aparte de lo que invertimos en el Hospital de San Juan del Río, aparte de lo de San Juan del Río, porque ese es del FONDEN, a través del Sistema de Seguro Popular, mediante el cual, el Gobierno Federal paga a las entidades federativas que, de acuerdo a la descentralización del 98, son responsables de la salud de los mexicanos, paga más o menos entre mil 600 y mil 700 pesos al año por cada asegurado en el Seguro Popular en el Estado, en este caso, de Querétaro.

Es decir, ya hay 845 mil asegurados en el Seguro Popular, hoy vamos a declarar, también, la Cobertura Universal de Salud en todo el estado. Finalmente, llegamos a la meta.

El Gobierno Federal da mil 600 y pico de pesos por cada uno de esos asegurados, con lo cual, al año, en este caso, a Querétaro, se le provee mil 600 millones de pesos adicionales para la propia atención de los beneficiarios de los Sistemas de Salud estales, que trabajan así con el Seguro Popular.

De manera tal, amigas y amigos, que se está dando un esfuerzo, por lo menos, sin precedentes en el mediano plazo, o  en el escenario de varios años, de varias décadas, incluso, en apoyo a la salud.

Mil 600 millones para Seguro Popular. Aquí 800 y pico de millones para el nuevo hospital del ISSSTE. La mitad de los 500 y pico de millones para el nuevo hospital de San Juan del Río, a través de FONDEN; más otras obras de infraestructura que se han hecho en el Estado de Querétaro.

Si sumamos eso, estamos hablando de que en Querétaro, el Gobierno Federal ha invertido del orden de los mil quinientos setenta y tantos millones de pesos en lo que va de mi Gobierno en infraestructura, aparte de lo que se paga cada año del Seguro Popular.

Infraestructura, como cuál.

No sólo como este hospital nuevo, del ISSSTE.  También, unidades médicas especializadas en cáncer de mama aquí, en Querétaro; el Hospital General de Cadereyta, de más de 100 millones de pesos.

Obras, como el Centro de Salud de Tolimán, de 37 millones; la Unidad de Medicina Familiar, de 10 consultorios del Seguro Social, en El Marqués; el Centro de Salud de Jáuregui, Santa Rosa de Jáuregui; el Hospital General de Querétaro, que estamos trabajando para modernizarlo, para ampliarlo poco a poco, 171 millones de pesos.

El Hospital de San Juan, que ya he mencionado. Éste es otro, la modernización del antiguo o es el mismo. En fin. Éste, si quieren, lo dejamos aparte. Pero son 111 millones de pesos aquí, del presupuesto.

El Hospital  de Especialidades Médicas del Niño y la Mujer, que ayudamos  a su fortalecimiento. En fin.

Estamos convencidos, amigas y amigos, de que hay que trabajar muy fuerte para que México sea un México justo.

Y cómo le podemos hacer. La clave de la justicia, amigas y amigos, es igualar las oportunidades.

Y qué significa igualar las oportunidades.

Por ejemplo, que el pobre tenga igual oportunidad  que el rico de tener una asistencia médica adecuada. Y quizá no hay área más grave que en la salud, donde  se presenta la desigualdad.

El hecho de que para menos de la mitad o más de la mitad de los mexicanos, al inicio del año 2000, según el Censo, no hubiera cubertura de salud; que si se le enfermara un hijo tendrían que pagar el médico o el hospital. Y que para ello, además, si la familia es muy pobre, tenía que sacrificar algún animalito ahí, si vivía en  el campo, o vender el carrito, o el tianguis, el puesto del tianguis, si vive en la ciudad. O, peor aún, si no tenía ni carrito, ni puesto de tianguis, ni animalitos, tenía que pedir prestado a familiares, o al usurero, o la usurera de la colonia, o de la ranchería, eso venía empobreciendo todavía más a la gente más pobre de México.

Particularmente, no tanto a la que tiene ISSSTE, que, finalmente, tienen un trabajo en el Gobierno; no tanto a la del Seguro Social que trabajan para empresas, sino a las familias que no trabajan ni para el Gobierno, ni para las empresas, y que son una gran mayoría de los mexicanos.

Con lo cual el Seguro Popular vino a cubrir esta necesidad y vino a igualar las oportunidades de salud. Y no sólo eso. Mejorando la calidad de los servicios que tenemos, como aquí, en el ISSSTE, por ejemplo, me han presentado aparatos muy sofisticados para hacer operaciones muy complejas.

Vimos un aparato que sin intervención quirúrgica, por ejemplo, desbarata los cálculos, las piedritas de los riñones. Vimos otro aparato que es capaz de poner marcapasos, y meter un marcapasos dentro del corazón sin tener que abrir al paciente.

Otro aparato más. En fin. Para detectar al detalle cada nervio, cada hueso, cada músculo del cuerpo humano. En fin. Este hospital está dotado de la tecnología más avanzada, que se hoy se pone al servicio de los queretanos.

Y, finalmente, amigos, igualando oportunidades, no sólo en educación, sino también en salud. Y por eso, el muy sólido Programa de Becas que estamos impulsando; la muy sólida construcción de nuevas universidades, de nuevos bachilleratos; la ampliación de los campus universitarios, el apoyo a las universidades autónomas, para que puedan desarrollar sus actividades, eso nos ayuda a igualar oportunidades también en educación. Otra vez con la misma lógica.

Que el joven hijo del pobre tenga la misma oportunidad del joven hijo del rico, de tener una educación de calidad en la universidad.

E igualando y abriendo oportunidades ayudamos, también, así sea de manera indirecta, a arreglar otro problema delicado que tiene nuestro país, y que es la inseguridad. Porque sí estamos combatiendo a los criminales, por supuesto, y avanzando muy fuerte en ese rubro. Pero también, estamos construyendo nuevas instituciones, revisando las policías, revisando los Ministerios Públicos; modernizando, aplicando controles de confianza; creando la Policía Federal.

Ahora, con este problema que tenemos en algunas entidades de la República, en Tamaulipas o Nuevo León, que hacen crisis, sus sistemas de reclusorios.

Estamos construyendo nuevos reclusorios en el país, casi una decena de ellos, que estarán la mayoría este mismo año, que es un esfuerzo que no se había hecho por lo menos en 20 años en México. En fin.

Todo ese esfuerzo de renovación institucional también forma parte de la estrategia de seguridad.

Pero más importante que renovar las instituciones, y más importante, incluso, que combatir a los criminales, aunque sea más espectacular esto, lo más importante es reconstruir y fortalecer el tejido social; es decir, la red, los entramados, las relaciones entre padres, hijos, vecinos, miembros de una comunidad, para que ese tejido social esté fuerte y no pase por ahí la delincuencia, ni caigan los jóvenes en las garras de las drogas, de las adicciones o de la violencia criminal que los recluta.

Por esa razón, amigos, trabajamos fuerte igualando oportunidades. Eso es hacer tejido social: igualar oportunidades de educación e igualar oportunidades de salud.

A eso contribuye este gran nuevo Hospital del ISSSTE en Querétaro, que a partir de hoy formalmente queda en manos de ustedes, para beneficio de las familias queretanas que trabajan para el resto de los mexicanos a través del Gobierno; es decir, a las familias de los beneficiarios del ISSSTE.

Enhorabuena y mucha suerte en este nuevo hospital, a las doctoras, doctores, enfermeras, enfermeros y trabajadores que aquí laboran.

Muchísimas gracias.

RESIDENCIA OFICIAL DE LOS PINOS, Tel. 5093 5300 Atención a la ciudadanía: 01 800 080 1127 (llamada sin costo)
PRESIDENCIA DE LA REPÚBLICA, MÉXICO - ALGUNOS DERECHOS RESERVADOS © 2012 - Sistema Internet de la Presidencia
POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y MANEJO DE DATOS PERSONALES